29 contenido 29 blog – Profesorado Online

QUÉ ES EL SÍNDROME SUBACROMIAL?

Aquí podrás ver todo el contenido de notas, videos y novedades referido al mundo del entrenamiento personalizado y la actividad física.

VIDEO #29. Qué es el síndrome subacromial?

El síndrome subacromial – impingement, se caracteriza por el estrechamiento del espacio subacromial del hombro que, como resultado, provoca una compresión en los tejidos que se sitúan en él. Este espacio se sitúa entre la cabeza del húmero y el arco coracoacromial; y alberga los tendones del manguito rotador, el tendón de la porción larga del bíceps y la bursa subacromiodeltoidea. El denominado manguito de los rotadores está formado por los tendones de los músculos supraespinoso, infraespinoso y subescapular y redondo menor.


El síndrome subacromial puede deberse a causas intrínsecas o causas extrínsecas. Entre las intrínsecas destacan:

  • Vasculares, ya que el tendón del supraespinoso tiene una zona cerca de la inserción donde la llegada de flujo sanguíneo es muy crítica.
  • Mecánicas, porque en elevación lateral y anterior del brazo sufren roce el tendón del supraespinoso y la cabeza larga del bíceps, debido a que la cabeza del húmero las comprime contra el acromion.
  • Degenerativas por osteofitos en el acromion
  • Anatómicas debido a que la forma del acromion sea curva o en gancho en vez de plana.
  • Traumáticas, por traumatismo directo.

Como causas extrínsecas destaca la alteración de la cinemática escapular (es decir, movimiento incorrecto del hombro) y la alteración postural.

Como instructores debemos prestar suma atención a ejercicios que pueden ser muy efectivos a la hora de buscar un reclutamiento de fibras pero muy lesivos. Podemos nombrar muchos ejercicios con estas características, pero lo más importante es explicar la biomecánica del hombro que debemos evitar de manera práctica y sencilla de aplicar. El remo al mentón es un ejercicio muy popular utilizado para estimular las fibras medias del deltoides y las fibras superiores del trapecio, además de fortalecer los estabilizadores escapulares y suponer una fase de movimiento de ejercicios de powerlifting como el power clean o el hang clean. A pesar de los beneficios de este ejercicio, la realización del mismo de la manera tradicional supone un riesgo de sufrir un síndrome subacromial. La manera tradicional conlleva elevar los brazos por encima de la altura de los hombros, con éstos en rotación interna. Este movimiento es erróneo desde el punto de vista biomecánico ya que la elevación de los brazos por encima de la cabeza requiere que los hombros roten externamente para prevenir el síndrome subacromial. Por lo tanto, para realizar el remo al mentón de una manera segura para nuestros hombros, hacen falta una serie de modificaciones, manteniendo el propósito del ejercicio pero respetando la biomecánica del movimiento de elevación del brazo.

Consideraciones biomecánicas


El remo al metón es un ejercicio multiarticular, ya que implica tanto al hombro como al codo. los estudios electromiográficos indican que este ejercicio implica un 85 y un 78% la activación de las fibras superiores del trapecio y fibras medias del deltoides, respectivamente. La activación de las fibras superiores del trapecio se aproxima a la del ejercicio de encogimiento de hombros, pero con una carga menor, y convirtiéndolo en una alternativa muy recomendable para aquellos sujetos con dolor crónico de cuello.


La ejecución del remo al mentón requiere una elevación de los brazos en un ángulo ligeramente anterior al plano frontal, con los brazos rotados internamente con el objetivo de activar las fibras medias del deltoides. Además, la técnica tradicional dicta que los codos se eleven por encima de los hombros mientras mantenemos la rotación interna de nuestros brazos, en contra de la biomecánica natural de la elevación de los brazos que implica una rotación externa de los hombros para evitar el pinzamiento de las estructuras subacromiales.


La rotación externa, para evitar el pinzamiento subacromial, debe comenzar a los 60º de elevación, siendo muy relevante a los 90º y 120º. Los estudios que han utilizado imágenes de resonancias magnéticas y exploraciones quirúrgicas han señalado el enorme grado de pinzamiento subacromial que se da de los 70º a los 90º cuando elevamos los brazos por encima de la cabeza sin rotación externa de hombros. Los sujetos con lesión del manguito rotador y/ síndrome subacromial diagnosticado previamente, presentan dolor cuando realizan el ejercicio de manera tradicional. Por lo tanto parece importante modificar el ejercicio desde el punto de vista biomecánico manteniendo la activación muscular de los grupos a los que va dirigido.


Los síntomas son:

  • Dolor anterolateral (bajo el acromion)
  • Dolor en elevación lateral y anterior, y en rotación externa (se reproducen los síntomas sobre todo si movimiento rápido)
  • Dolor al cargar peso y al apoyarse sobre el lado afecto (compresión acromioclavicular).
  • Además suele referirse dolor nocturno y puede asociar implicación de la columna cervicodorsal y de musculatura periescapular (desequilibrio/rigidez).


Hay que tener en cuenta que la patología está íntimamente relacionada y asociada a otras patologías como la tendinitis/rotura del supraespinoso o la bursitis, de forma que puede coexistir con éstas.



Modificaciones de la técnica


El remo al mentón puede ser un ejercicio seguro y efectivo si se siguen unas pautas adecuadas. La ejecución del ejercicio debe tener en cuenta tanto la genética individual como la fisiopatología del complejo articular del hombro. Como norma general, la barra debe estar lo más cercana al cuerpo posible durante todo el movimiento para mantener la activación muscular de las fibras medias del deltoides. Además, es importante que la tracción salga de los codos y no de las muñecas, para maximizar la actividad muscular en el hombro.


El grado de elevación ideal de los brazos es motivo de mucha controversia. Los estudios, como citamos anteriormente, indican que el pinzamiento se da entre los 70º y los 120º de elevación glenohumeral, aunque los autores recomiendan que los individuos sin síntomas de dolor eleven sus brazos hasta la altura de los hombros, justo hasta los 90º de elevación glenohumeral. Sin embargo, aquellos sujetos que tengan diagnosticado un síndrome subacromial o presenten dolor durante el ejercicio, deben disminuir el grado de elevación a una altura que sea asintomática.


El remo al mentón se utiliza a menudo en ejercicios explosivos como el power clean y el hang clean. Durante el clean, el levantador se centra en general un movimiento explosivo traccionando la barra hacia arriba, pero en este caso el pinzamiento no supone un problema porque la elevación de los brazos no suele superar los 60º. En cambio, los principiante en este tipo de ejercicios, tienden a elevar los brazos más allá del rango de movimiento seguro, y dada la naturaleza explosiva del ejercicio, los daños que pueden sufrir en los tejidos blandos pueden ser mayores. Por eso se recomienda que los principiantes ejecuten los clean a una velocidad moderada hasta que adquieran el control neuromuscular y técnica adecuados que puedan garantizar su seguridad.


Conclusión


Uno de las ventajas fundamentales del remo al mentón es que es el único ejercicio multiarticular de cadena abierta que se centra en las fibras medias del deltoides, haciendo de éste uno de los ejercicios favoritos por muchos powerlifters y culturistas. Aunque el ejercicio tiene numerosos beneficios, el hecho de poder provocar pinzamiento subacromial también lo hace peligroso. Para minimizar el riesgo de lesión debemos realizar unas modificaciones:


  • Llevar la barra lo más cercana al cuerpo posible durante todo el movimiento
  • No elevar los brazos más allá de los 90º
  • No elevar los codos más allá de los 90º, sin superar en ningún momento los hombros


Siguiendo esta serie de modificaciones podremos disfrutar de los beneficios que el remo al mentón provoca sobre nuestro trapecio y deltoides, evitando sufrir una lesión en el manguito de los rotadores y/o un síndrome subacromial.


RECOMENDADO


Ver próximo contenido

VIDEO #30. Cómo integrar el entrenamiento funcional con el tradicional?

Si te gusto el contenido de la nota compártelo en  haciendo click aquí 

Déjanos un comentario si te gusto el contenido o tienes alguna duda.

@profesoradoonline

+54 9 115 906 2067